Accidentes de autobuses

A medida que el uso del transporte público crece de manera constante, la gente confía más en los autobuses para ir a sus destinos y volver de ellos. Los autobuses más utilizados son los autobuses escolares, urbanos y chárter. Proporcionan alternativas potenciales a los vehículos privados, pero también conllevan el riesgo de causar lesiones graves en caso de accidente. Debido al tamaño y peso de un autobús y a su falta de maniobrabilidad, los conductores de autobuses tienen la responsabilidad adicional de asegurarse de que los pasajeros lleguen a su destino de manera segura. Lamentablemente, la realidad es que no todos los conductores de autobuses conducen estos vehículos con el nivel de precaución y cuidado razonable necesarios para lograr incluso ese modesto objetivo.


Los conductores de autobuses y otros vehículos de transporte público deben cumplir con las pautas específicas y tener una licencia especializada. La Administración Federal de Seguridad de Auto transportistas (Federal Motor Carrier Safety Administration, FMCSA) establece una serie de pautas, como la cantidad de horas que un conductor puede trabajar y la cantidad máxima de pasajeros permitidos dentro de un vehículo, entre otras regulaciones. Si un conductor o una empresa no cumplen con estas pautas, podrían ser considerados responsables de las lesiones de los pasajeros u otros conductores como resultado de un accidente.

El estado general de un autobús puede tener un impacto en la gravedad de un incidente. Por ejemplo, la mayoría de los autobuses no tienen cinturones de seguridad, lo que aumenta enormemente el riesgo de posibles lesiones en caso de colisión. Según la NHTSA, los autobuses escolares más pequeños con un peso bruto vehicular de 10,000 libras o menos deben estar equipados con cinturones de regazo o regazo/hombro en todos los asientos designados. Sin embargo, no se requiere que los autobuses más grandes tengan cinturones de seguridad, ya que son más pesados y distribuyen la fuerza de un choque de manera diferente a los automóviles y camiones de pasajeros. Otros factores también pueden aumentar el riesgo de lesiones, como un autobús que lleva una carga pesada a bordo, demasiados pasajeros o un mantenimiento inadecuado del equipo de seguridad, como el mal funcionamiento de las puertas de salida de emergencia.

Negligencia del conductor del autobús

Además del autobús en sí, el conductor también puede causar un accidente. Muchas empresas no realizan verificaciones de antecedentes adecuadas y contratan personas con antecedentes de tránsito deficientes. Tampoco invierten en sus conductores y no les proporcionan una capacitación adecuada. Además, los obligan a trabajar más horas de las que exige la ley, lo que les provoca fatiga. Conducir con sueño es peligroso porque la falta de sueño a menudo puede tener efectos en su cuerpo similares a los del consumo de alcohol. Además, los conductores que generalmente no siguen las normas de la carretera y se exceden de velocidad, ignoran las señales de tráfico, envían mensajes de texto o usan un teléfono mientras conducen o conducen bajo la influencia de drogas y alcohol, entre otras, pueden causar o contribuir a un accidente de autobús. Tanto la empresa como el conductor pueden ser potencialmente responsables si ocurren acciones negligentes que causen un accidente.

Los accidentes de autobús escolar son un tipo de accidente de autobús que es particularmente desgarrador. Aunque un autobús es a menudo la forma más segura para que los niños viajen hacia la escuela y desde ella, la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (National Highway Traffic Safety Administration, NHTSA) reveló que un promedio de 131 muertes por año ocurren como resultado de choques que involucran el transporte escolar. Por lo general, los autobuses escolares se mueven a velocidades más lentas que otros vehículos en la carretera y hacen paradas frecuentes en sus rutas hacia la escuela y desde ella. Estos autobuses son vehículos grandes e imponentes que representan una amenaza para los demás vehículos en la carretera y para sus preciosos pasajeros jóvenes. Lamentablemente, otros conductores negligentes causan muchos de los accidentes relacionados con los autobuses escolares. Cuando otros vehículos pasan ilegalmente a un autobús escolar que deja o recoge pasajeros, las vidas corren peligro. Al ignorar la ley, los conductores negligentes ponen a los niños en riesgo de ser atropellados por un vehículo y resultar gravemente heridos o incluso morir como resultado del impacto.

Independientemente de la causa del accidente o del tipo de autobús involucrado, debido al gran peso de un autobús, una colisión puede causar fácilmente daños graves, especialmente si el autobús vuelca. Los pasajeros pueden salir despedidos de sus asientos e incluso pueden salir despedidos del vehículo en un accidente grave. Las víctimas de estos accidentes pueden ser los ocupantes del autobús, el conductor del autobús o los ocupantes y conductores de cualquier otro vehículo en la carretera con el que entren en contacto. Las lesiones ocasionadas por accidentes de autobús pueden abarcar toda una gama, desde cortes y raspaduras menores hasta columnas vertebrales rotas y parálisis o incluso la muerte. Si un accidente fue causado por la negligencia del conductor del autobús o de la empresa propietaria del autobús, los heridos en la colisión pueden buscar una indemnización por sus lesiones. Los costos asociados con la colisión pueden incluir las facturas médicas y el tratamiento médico continuo, como la rehabilitación de lesiones graves. Las compañías de seguros pueden luchas para ofrecerles acuerdos a las víctimas de un accidente de autobús, pero es importante asegurarse de que cualquier monto que acepte cubra realmente los costos de todos los daños causados por el accidente. broken spines and paralysis, or even death. If a crash was caused by the negligence of the bus driver or the company that owns the bus, those injured in the collision may be able to seek compensation for their injuries. Costs associated with the collision can include medical bills and ongoing medical treatment, such as rehabilitation for severe injuries. Insurance companies may scramble to offer settlements to victims of a bus accident, but it is important to ensure any amount your accept truly covers the costs of all damages caused by the accident.

Abogados experimentados de Texas especializados en accidentes de autobuses

Buscar una indemnización después de un accidente de autobús puede ser una tarea abrumadora, pero los abogados de Houston con experiencia en lesiones personales de Adame Garza LLP han luchado y ganado en nombre de cientos de víctimas lesionadas en accidentes automovilísticos en Texas. Podemos guiarlo en cada paso del proceso y brindarle tranquilidad para que pueda concentrarse en la recuperación. Contáctenos hoy para programar una consulta gratuita y confidencial sobre su situación particular. Contact us today to schedule a free and confidential consultation regarding your unique situation.

es_MXSpanish
en_USEnglish es_MXSpanish