Metro Accidents

No es de extrañar que los habitantes de Houston tengan que conducir mucho para atravesar la ciudad en expansión. Las carreteras de Houston están repletas de millones de conductores a todo momento, por lo que es motivo suficiente para que los ciudadanos utilicen las limitadas opciones de transporte público que ofrece la ciudad. Los habitantes de Houston que eligen viajar en los sistemas de transporte METRO, como los autobuses METRO y el METRO ligero, pueden sorprenderse al descubrir que aún enfrentan las probabilidades de verse involucrados en un accidente automovilístico grave incluso mientras se encuentran en el transporte público.


Históricamente, Houston no ha sido el rostro del transporte público. A medida que nuestra ciudad creció rápidamente, las opciones de transporte público disminuyeron y dejaron a los conductores poco acostumbrados a compartir la carretera con el transporte público y viceversa. Si bien el gobierno federal requiere que los propietarios y operadores de transporte público cumplan con las pautas y regulaciones de seguridad, no necesariamente se sigue que tales regulaciones se cumplan.

Causas comunes de los accidentes de METRO

Todos hemos estados en la carretera cuando un gran METRO se detiene repentinamente o entra en nuestro carril. En desigualdad en comparación con el tamaño de sus vehículos, los conductores de vehículos de pasajeros tienen pocas opciones más que cumplir con las acciones del conductor del autobús. Con demasiada frecuencia, los conductores del METRO ejercen un sentido de derecho, lo que pone en riesgo la vida de otros conductores y la de sus pasajeros. A continuación, enumeramos algunas de las causas más comunes de accidentes de METRO:

La falla del equipo

Además de la ocurrencia diaria de un METRO que exige un carril, la mayoría de los habitantes de Houston han sido testigos de un autobús averiado en un momento u otro. La falla del equipo es una de las causas más comunes de accidentes de tránsito de METRO. Ya sea que se trate de frenos defectuosos en un autobús o un tren ligero, un problema en la vía u otro defecto, el transporte público que no puede funcionar correctamente se convierte rápidamente en un peligro para la seguridad pública.

Conductores distraídos

Si bien la mayoría de los usuarios del transporte público dan por sentado que sus conductores han sido examinados adecuadamente para sus puestos, ese no es siempre el caso. Da miedo pensar que las personas con antecedentes de tránsito preocupantes conducen el transporte público en el que viaja, sin embargo, es una realidad. Cuando no se analizan adecuadamente los antecedentes de los conductores, las vidas de quienes viajan en el transporte público, así como las de quienes comparten la carretera, corren peligro. Las verificaciones de antecedentes de tránsito identifican patrones de conducción peligrosos, como exceso de velocidad, no controlar un vehículo y conducir en estado de ebriedad o bajo la influencia del alcohol.

Además de aquellos con un historial de manejo ofensivo, los conductores distraídos también ponen en riesgo la vida de todos en la carretera. Los vehículos más grandes requieren que el conductor le preste una mayor atención a la carretera, ya que el tamaño y peso del vehículo afectan directamente su capacidad para detenerse repentinamente o virar bruscamente para no chocar contra un objeto en la carretera. Las personas que siguen una profesión en el transporte público tienen la responsabilidad de recoger y dejar pasajeros de manera segura sin poner en peligro a nadie ni causar incidentes de tráfico innecesarios. La negligencia de los conductores de METRO ha provocado, y lamentablemente seguirá provocando, accidentes que involucran a peatones y conductores; cuando esto sucede, las líneas sobre quién tiene la culpa pueden verse borrosas por la resistencia de las autoridades de tránsito.

Falta de elementos de seguridad

La mayoría de los transportes públicos no le ofrecen a los pasajeros elementos de seguridad estándar, como bolsas de aire y cinturones de seguridad, lo que aumenta la posibilidad de lesiones graves incluso en un accidente menor. Además de que los pasajeros no tienen la protección adecuada incluso contra accidentes menores, muchos vehículos METRO no tienen salidas de emergencia, lo que evita que los pasajeros escapen del peligro en caso de que su vehículo se vea involucrado en una colisión grave.

¿Quién tiene la culpa?

Los accidentes que involucran a principales sistemas de transporte público pueden ser catastróficos tanto en términos de lesiones sufridas como de costo. Si usted o un ser querido resultó herido en un accidente con un autobús o tren ligero METRO, es probable que las facturas médicas, el deducible de su seguro y los costos de daños a la propiedad se hayan acumulado rápidamente. Con accidentes que involucran vehículos METRO, no es raro que las autoridades de tránsito intenten eludir la responsabilidad por los accidentes y los costos asociados incurridos. Las empresas y sus compañías de seguros a manudo toman medidas innecesarias para evitar la responsabilidad por los daños causados durante los accidentes. Para las víctimas, esto significa un dolor innecesario y batallas legales prolongadas que pueden dar como resultado acuerdos que no reflejan la gravedad del accidente.

Los abogados con experiencia en accidentes de METRO, como el equipo de Adame Garza, están bien versados en identificar y manejar las tácticas utilizadas para evitar la responsabilidad de los funcionarios de la autoridad de tránsito y sus equipos legales. Nuestros abogados litigantes especializados en lesiones personales lucharán por la indemnización que necesita para seguir adelante y mejorar.

Aquellos involucrados en un accidente de METRO solo deberían tener que concentrarse en curarse y no gastar su energía luchando contra las empresas gubernamentales que anteponen las ganancias a la seguridad de los pasajeros. Si usted o un ser querido resultó herido en un accidente con un vehículo METRO, no tiene que luchar por conseguir justicia por su cuenta. Presentar demandas contra empresas como METRO es conocido por ser difícil e injusto, por lo que es necesario contar con un abogado calificado para asegurarse de que recibirá una indemnización justa por su accidente. Podemos guiarlo en cada paso del proceso y tranquilizarlo para que pueda concentrarse en la recuperación. Contáctenos hoy para programar una consulta gratuita.

es_MXSpanish
en_USEnglish es_MXSpanish