Los administradores de propiedades, los propietarios y otras partes responsables tienen el deber de proporcionar un entorno seguro para los que visitan sus negocios o residencias. Si las acciones negligentes conducen a la lesión de un visitante, es posible que este deber se haya incumplido y puede que la administración sea responsable por los daños ocasionados.


Las leyes que rodean la responsabilidad de un propietario pueden variar ampliamente según la situación, pero en general la víctima debe establecer ciertos parámetros para demostrar que el propietario es responsable de las lesiones en cuestión. Entre estos, la víctima debe probar que la lesión debe haber sido causada por un problema en la propiedad, el propietario debe haber sabido sobre el problema y el propietario no tomó medidas para corregir el problema antes de que ocurriera la lesión. Establecer adecuadamente estos hechos puede ser más desafiante de lo que parece, pero un abogado con experiencia sabe exactamente cómo abordar esta carga de la prueba.

Aunque por lo general uno pienso en accidentes pequeños al pensar en las causas de las lesiones en una tienda o negocio local, se pueden causar lesiones graves si una propiedad no se mantiene con cuidado. Las lesiones sufridas en la propiedad de otra persona pueden ser relativamente menores, como cortes y contusiones, o pueden ser mucho más graves e incluir lesiones de cuello y espalda, lesiones de la médula espinal, traumatismo craneoencefálico (TCE), la fractura de hueso y parálisis.

Los resbalones y las caídas son algunos de los accidentes de lesiones personales más comunes. Ya sea que haya un derrame en la tienda de comestibles o una acera desigual, las caídas pueden causar lesiones graves. Los propietarios tienen cierta responsabilidad de proporcionarles un entorno seguro a los visitantes de la propiedad, por lo que cuando no cumplen con esta responsabilidad, pueden y deben ser considerados responsables. Estos tipos de accidentes pueden ocurrir no solo en un negocio, sino también en apartamentos, otras residencias, propiedades públicas o en cualquier lugar donde existan condiciones inseguras en una propiedad.

Los propietarios tienen la responsabilidad de garantizar que sus propiedades sean seguras para los visitantes. Si bien algunos lugares, como las que están en construcción, tienen peligros evidentes, incluso las propiedades aparentemente inocuas, como los complejos de apartamentos, pueden ser extremadamente peligrosas cuando las herramientas o los edificios por ejemplo no se mantienen adecuadamente. Independientemente del tipo de propiedad, proporcionar el mantenimiento necesario puede significar la diferencia entre la vida y la muerte.

Según el tipo de propiedad, varios elementos pueden requerir un mantenimiento regular para permanecer seguros. Por ejemplo, en las propiedades comerciales, algunos de los elementos más comunes que necesitan mantenimiento regular son los ascensores y las escaleras mecánicas, las puertas de apertura automática, los pasamanos, las escaleras, los pasillos, los detectores de humo y las bisagras de puertas. Si algo se rompe y no se puede reparar de inmediato, se les debe comunicar a los huéspedes con la señalización y los avisos de precaución adecuados. Las empresas también deben ser conscientes de mantener las medidas de seguridad adecuadas. Si una propiedad no emplea los sistemas de seguridad adecuados, como cámaras e iluminación, los visitantes podrían estar sujetos a riesgos irrazonables, en especial en las áreas peligrosas como los estacionamientos.

Si bien la mayoría de las propiedades residenciales no tiene, por ejemplo, ascensores y escaleras mecánicas, tienen sus propios riesgos únicos para los visitantes. Los elementos más comunes que requieren un mantenimiento regular en una propiedad residencial son los balcones y las barandas. Cuando los pasamanos, las protecciones y los balcones no reciben mantenimiento, pueden desgastarse con el tiempo y hacer que los visitantes que se apoyen en ellos se caigan. Las casas también tienen piscinas, cercas, sistemas de plomería y electricidad y árboles u otros elementos grandes del paisaje que requieren un mantenimiento regular.

Después de un accidente, según la lesión, las víctimas pueden enfrentar una carga económica que incluye facturas médicas elevadas y salarios perdidos. Volver a ponerse de pie puede ser extremadamente difícil, pero con la ayuda de un abogado con experiencia en accidentes por resbalones y caídas, la víctima puede obtener una indemnización por sus lesiones.

Abogados de Texas especializado en responsabilidad del establecimiento

Si ha resultado lesionado mientras visitaba la propiedad de otra persona, podría tener derecho a recibir una indemnización. Los abogados de Texas especializados en responsabilidad del establecimiento de Adame Garza LLP han ayudado a personas que enfrentan diversas situaciones de responsabilidad del establecimiento y podemos ayudarlo a determinar qué opciones están disponibles. Contáctenos hoy para una consulta gratuita. Trabajamos sobre la base de una tarifa de contingencia, lo que significa que no hay un costo inicial por trabajar con nosotros y nosotros solo cobraremos nuestros honorarios si ganamos su caso.

es_MXSpanish
en_USEnglish es_MXSpanish